Go Back

Parmesana de berenjenas

Vegana por supuesto
Plato Plato principal
Cocina Italiana, Vegana
Keyword healthy
Tiempo de preparación 45 minutos
Tiempo de cocción 40 minutos
Raciones 4 personas

Ingredientes

  • 2 Berenjenas grandes

Salsa de tomate

  • 1 chorrito Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Cebolla mediana
  • 10 Tomates medianos
  • 1 bote Tomate en conserva Opcional
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 manojo Albahaca fresca

Salsa de anacardos

  • 1 vaso Anacardos
  • 1/2 vaso Levadura nutricional
  • 1 cda Ajo en polvo
  • 1/2 cda Sal
  • 1/4 vaso Agua filtrada
  • 1/2 pastilla Levadura fresca (opcional para que quede esponjosa)

Elaboración paso a paso

  • Si vas a hacer la salsa de queso, bechamel o como quieras llamarla, pon los anacardos a remojar ahora en agua caliente.
    Normalmente se deben remojar al menos 12 horas, pero si haces la receta sobre la marcha (como yo la mayoría de las veces) al menos ténlos 15 minutos en agua calentita para que se ablanden un poco.
  • Lava las berenjenas y cortándolas a rodajas o longitudinalmente, a tu gusto. Yo suelo hacerlo a lo largo, luego tardo menos en colocarla en el recipiente del horno y al ser mas rectas, encajan mejor.
    Puedes pelarlas o no.
    Para que las berenjenas se ablanden y suelten ese amargor que las caracteriza se extienden y se salan. Esa sal va a hacer que suelten el amargor. Para ello vas a colocar las rodajas de berenjenas por capas, y en cada capa vas a ir espolvoreando sal. Déjalas macerando con un plato encima y algo de peso para que la presión facilite el proceso. Lo ideal es dejarlas 30-45 minutos. Reservalas mientras que preparas la salsa de tomate.
  • En una olla a fuego medio pon el chorrito de aceite de oliva. Añade la cebolla cortada pequeña y cocina hasta que la cebolla se dora un poco. 5-10 minutos.
  • Añade ahora el tomate cortado con tus manitas o de bote (ya sabes que de preferencia que sea natural y así tampoco tendremos que añadir azúcar). Si quieres pelar el tomate hazlo antes con los consejos que te he dado o sin pelar. Añade también el resto de condimentos y deja que se haga a fuego lento durante al menos 45 minutos, 60 idealmente, removiendo de vez en cuando y rectificando de sal y pimienta si es necesario.
  • Puedes usar un poco de sofrito de tomate que le dará otro toque, pero es opcional.
    Cuando la salsa de tomate esté lista, bien reducida y a tope de sabor, será cuando añadas la albahaca, troceada o entera, para aromatizar. Simplemente echa las hojas de albahaca en la olla, remueve un poco, tápala y reserva.
  • Ahora volvemos a las berenjenas.
    Pasada al menos media hora de tener las berenjenas con sal vas a lavarlas bien y luego a secarlas con un trapo limpio o papel de cocina.
    Si quieres freirlas lo harás ahora, dejándolas 2-3 minutos en una sartén con aceite bien caliente.
    Asegúrate de que las secas o les quitas muy bien el exceso de aceite para montar la parmesana.
  • Si vas a hacer la salsa de anacardos prepárala ahora.
    Para ello laba bien los anarcardos después del remojo y mételos en tu batidora de vaso. También puedes usar batidora de mano aunque seguramente la textura sea más grumosa. Tampoco se va a notar mucho al comerla así que no sufras.
    Añade el resto de los ingredientes y bate todo hasta conseguir una textura bien cremosa. Tendrás que ajustar la cantidad de agua según tu batidora para que se bata bien pero intenta no pasarte para que no quede muy líquida o se notará en la textura de la receta final, sobre todo al cortar la parmesana.
    Si vas a utilizar levadura fresca añádela ahora y remueve bien la salsa y reserva.
  • Ya están todos los ingredientes listos, precalienta tu horno a 200 °C y vamos a montar.
  • En el recipiente que vayas a utilizar (de pirex, de metal apto para hornos, cuadrado, ovalada, lo que quieras y tengas por casa) comienza forrando con papel de cocina que ayudará a absorver cualquier exceso de agua que pueda quedar en la salsa de queso o de tomate. Cuando esté forrada comienza con una cucharada de salsa de tomate, solo para manchar la base.
    Una capa de berenjenas encima que cubra bien el fondo de la bandeja, luego una de tomate que debe haber quedado bien espesa y consistente, una de salsa de queso finita (en caso de que la hayas hecho) y vuelves con otra de berenjenas. Así hasta que termines.
  • Calcula la cantidad de berenjenas y tomate para que la última capa sea de queso. Espolvorea con un poco de levadura nutricional o queso vegano si tienes y al horno a 180°C durante 40 minutos.
    La temperatura del horno era de 200°C pero ten en cuenta que al abrirlo se pierden un 10-20 grados, por eso ajustaremos la temperatura una vez metamos la bandeja y dejaremos cocinando a 180°C.
  • Se quedará crujiente y dorada por arriba y bien cocida por dentro. Ya puedes sacarla del horno y dejarla reposar 5 minutos.
  • ¡Disfruta!