¿Se te antojan unos tacos wey?

A mí se me antojan cada rato, por eso voy variando harinas y rellenos. Es un mundo fascinante el de las tortitas y abierto a todo tipo de combinaciones.

A lo largo de mi camino a una alimentación más equilibrada y saludable no me ha quedado más remedio que pasar tiempo en la cocina. Siempre digo que para llevar el control de tu alimentación debes pasar por la cocina. Esto no significa pasarte la vida en ella, dedicarle mucho tiempo ni privarte de la diversión y la explosión de sabores que puedes obtener con recetas fáciles.

Y yo que, aunque disfruto con poco me encanta la variedad y al mismo tiempo la simpleza. Y como ya sabrás que me gustan las recetas versátiles y aptas para vagas pues te traigo ésta con todo el research que he hecho, después de cagarla unas cuantas veces y no saber porqué.

Te cuento un poco de la historia personal de la que ha surgido la idea de plasmar esta receta con las variantes que ves abajo.

Mi primera incursión en el mundo de la harina de maíz vino queriendo reproducir unas arepas venezolanas. Ahí descubrí que la harina cruda de maíz no se comporta para nada como la harina precocida. Yo pensaba que tan diferente no podía ser… Pues lo es.

Precisamente por eso te dejo abajo todas las opciones posibles. Yo las he probado todas. Primero mezclando dos harinas al ver que no había h… de que la harina cruda se mezclara con el agua, así que hice el apaño con harina de sarraceno y salí del paso.

Después, cotilleando porqué sería que mi masa no cuajó, llegué a encontrar el motivo en un post súper interesante de «glutendence» que te dejo por aquí abajo:

https://glutendence.com/tortillas-con-harina-de-maiz-cruda/

Ahí te explica todo por si eres tan curiosa como yo. Si no quédate aquí a preparar tu masa y listo, pero la verdad es que el post merece la pena, muy bien explicadito todo, fue un lujo encontrarlo. Si te quedas, lo que tienes que saber es que si la harina está cruda no sirve para lo mismo y no se integra con el agua por mucha o poca que añadas.

¡Se tiene que hervir la masa Mari!

No llegué a ésta conclusión yo sola pero no pasa nada, aprendí y comprobé el resultado. Maravilla.

Y por último, seguía teniendo ansia de arepas y decidí comprar harina precocida. También lo conseguí y tendrás la receta en breve por supuesto. Pero hoy nos quedamos con las tortillas o tortitas en España.

Pues lo dicho, que con la harina que tengas en casa o te apetezca probar ya sabes que tienes estas opciones para cortarte unas verduras, en crudo o salteadas, una buena salsa y tienes planazo para tirarte a disfrutar.

1. Masa para tortillas de maíz (harina cruda)

Con esta harina es necesario cocer la masa en una olla. Es más laborioso pero aún así es rápido y fácil. La solución perfecta por si no encuentras masa precocida y no quieres mezclar con ninguna otra harina.
Plato Aperitivo, Plato principal
Cocina Mexicana, Saludable, Vegana
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 10 minutos

Ingredientes

  • 1 vaso harina de maíz cruda, si tienes harina de maíz precocida haz la receta número 3 directamente.
  • 1 vaso agua filtrada A poder ser filtrada

Elaboración paso a paso

  • Pon las harina y el agua en un cazo a fuego medio-bajo
  • Lo único que debes hacer remover cada minuto hasta que empiece a espesar. Te llevará unos 10 minutos.
    Cuando empieces a notar que se pega al fondo baja el fuego al mínimo y remueve con fuerza un par de minutos.
    La masa debe quedar bien seca, densa y homogénea.
  • Retira del fuego y deja que se enfríe un poco, hasta que puedas manipularla con las manos sin quemarte.
  • Divide la masa en unas 6 porciones y haz bolitas con ellas.
    Puedes hacer menos y más grandes pero serán más difíciles de manejar.
  • Ahora sigue los pasos para cocinar las tortillas

2. Masa para tortillas de maíz (harina de maíz cruda mezclada con otra harina)

Opción para usar harina cruda pero sin tener que cocerla tú.
Plato Aperitivo, Plato principal
Cocina Mexicana, Saludable, Vegana
Tiempo de preparación 10 minutos
Raciones 2 personas

Ingredientes

  • 1/2 vaso harina de maíz
  • 1/2 vaso harina de trigo sarraceno Si el gluten no es un problema puedes usar trigo integral, centeno o espelta.
  • 1 vaso agua filtrada preferiblemente

Elaboración paso a paso

  • Mezcla las dos harina y añade el agua
  • Primero remueve bien con una cuchara hasta tener una consistencia densa y que no se te pegue en las manos.
  • Después amasa con las manos un par de minutos y empieza a separar la masa en bolitas pequeñas.
  • haciendo 6 bolitas tendrás una tortilla mediana, tamaño justo para que no te cueste mucho manejarla al cocinar.
  • Puedes seguir los pasos del cocinado de la tortilla desde aquí

3. Masa para tortillas de maíz (harina precocida o nixtamalizada)

Puede ser harina de maíz blanca o amarilla, es indiferente
Plato Aperitivo, Plato principal
Cocina Mexicana, Saludable, Vegana
Tiempo de preparación 10 minutos

Ingredientes

  • 1 vaso harina de maíz precocida o nixtamalizada
  • 1 1/2 vaso agua filtrada preferiblemente

Elaboración paso a paso

  • Pon la harina en un bol y ve añadiendo el agua poco a poco mientras vas removiendo con una cuchara.
    Con el agua a temperatura ambiente sale bien. Si te parece que no, o que está muy fría puedes calentarla un poco.
  • Cuando vaya cuajando la masa puedes meter tus manazas y empezar a darle consistencia.
  • No te cortes y dale unos 5-10 minutos, hasta que no se te pegue en las manos.
  • Separa la masa en 6 porciones y prepárate para el siguiente paso de preparación de las tortillas.

Ya sabes cómo preparar cada masa. Ahora vamos a cocinarlas.

Tortillas de maíz (hacer las tortillas, por fin, en la sartén)

La preparación para hacer una tortilla redondita y con el grosor justo, calentarlas y rellenarlas de lo que más te apetezca.
Plato Aperitivo, Plato principal
Cocina Mexicana, Saludable, Vegana
Tiempo de cocción 10 minutos

Ingredientes

  • Las 6 bolitas de masa que hayas hecho anteriormente

Elaboración paso a paso

  • Si no tienes una "tortillera", una prensa o máquina específica para hacer tortillas de maíz con un solo gesto, vamos a hacerlas con un truqui igual de efectivo aunque no tan rápido.
  • Necesitas papel film o una bolsa para guardar alimentos congelados. Esas que tienen el cierre hermético.
    Que sea de un tamaño mediano, unos 20 cm.
    Yo uso siempre la misma, porque se puede lavar, secar y guardar en un cajoncito de la cocina durante mucho tiempo. Así no estamos siempre con el plástico… Tú sabes.
    Lo que vas a hacer con ella es cortar los laterales para poder abrirla a lo vertical digamos. Así podrás poner la bolita de masa en un lado, cubrir con el otro lado de la bolsa la bolita y presionar uniformemente para que la bolita se aplane y se haga tortilla.
  • Entonces, en una superficie plana y despejada pones tu bolsa abierta o tu trozo de film, colocas una bolita en el centro, cubres con la otra parte de la bolsa o con otro trozo de film y presionas con un plato, cazo o tabla de cortar.
    Aprieta hasta conseguir un grosor de unos 2 mm.
    Separa del plástico con cuidado y estará lista para dorarse en la sartén.
    Cuando hagas la primera sabrás centrar la bolita mejor para que no se te salga masa por ningún lado.
    Si te cuesta despegar la masa puedes untar la bolsa con una gotita de aceite bien esparcida.
  • Cuando ya tengas tus tortillas listas, bien planas y bonitas calienta una sartén a fuego medio y cocina una por una las tortillas, un minuto por lado, dos veces cada lado, hasta que tenga marcas doraditas.
  • No deberías utilizar aceite en la sartén para hacerlas, pero si tu sartén no te deja tranquila pon un poco de aceite y esparcelo con una lengua de gato o pincel de cocina.
  • Para que se mantengan calientes se suelen envolver en un paño limpio.
    Coge un paño de cocina limpio, pon la tortilla ya hecha en un lado y cubre con el resto del paño. Ve llenando tu paño hasta que termines todas las tortillas. Puedes rellenarlas y servirlas o llevar tus tortillas envueltas a la mesa con el resto de ingrediente para rellenarlas a tu gusto sobre la marcha.

Y ya para terminar te digo que con estas medidas te saldrás tortillas como para hacer tacos, que son quizá un poco más pequeñas.

Los tacos se rellenan en la mesa. Osea que te llevas las tortillas y los ingredientes en platos diferentes y tú te vas rellenando con lo que te apetezca. Por supuesto que puedes hacer los tacos en la cocina y llevártelos listos a la mesa, problema ninguno.

Lo que está claro es que de cualquier forma seguro que usas ingredientes que te molan y que los vas a disfrutar mucho.

Un abrazo verde, verde, súper verde.