¡Hola lovely people!

Sigo trayendo cositas fáciles que os pueden servir como base de otras salsas o aliños.

Hoy me centro en una pasta o crema de sésamo, que es a lo que llamamos tahini.

Se usa mucho en la cocina del Medio Oriente, también en China, Japón, Grecia, y ya en el resto del mundo. Se suele incluir como ingrediente base para otras salsas o cremas que aderecen a vuestras verduras o ensaladas sosas o para algunos preparados como el humus o el baba ganoush.

Pues vamos al lío que la receta es bien sencilla y vamos… menos ingredientes imposible.

Tahini

Pasta de sésamo para enriquecer otras cremas o aderezos (entre otras cosas)
Plato Acompañamiento, Aperitivo
Cocina Saludable, Vegana
Keyword Sin gluten
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 5 minutos

Ingredientes

  • 2 tazas semillas de sésamo (crudas o tostadas)
  • sal al gusto (opcional)
  • 2 cda aceite de oliva (opcional para ayudarte a tritutar las semillas)

Elaboración paso a paso

  • Si vas a tostar las semillas tú házlo en una sartén a fuego medio durante unos 5 minutos y removiendo constantemente para que no se peguen ni se quemen.
    Retíralas del fuego cuando estén doraditas y desprendan aroma. No te pases que es muy fácil quemarlas.
    Déjalas enfriar unos 5 minutos antes de usarlas.
    Si las vas a usar crudas o ya las tienes tostadas omite este paso.
  • Pasa las semillas a tu procesador o batidora y comienza a batirlas. Ve parando y removiendo si es necesario y añade el aceite de olvida también si lo necesitas. Si tienes un procesador potente no hará falta y tardarás menos. Paciencia si es como el mío que al final conseguirás una pasta.
  • Ya puedes guardar el tahini en un tarro, preferiblemente de vidrio, en la nevera. También aguanta bien a temperatura ambiente aunque menos tiempo.
    Lo puedes conservar de 1 a 6 meses y seguirá perfectamente bien.
    Si ves que se separa el aceite y se queda en la parte superior del tarro no te alarmes, suele pasar. Remuévelo antes de usarlo y listo.

Un apunte que te doy es que compres las semillas cuando tengas pensado prepararlo, lo más frescas posible. Se batirán mejor y tendrán mayor sabor y calidad claro, esto como con todos los alimentos.

Con las semillas crudas, aunque tardes menos en batirlas, notarás un sabor más amargo. Igualmente muy rico, pero algo diferente. Para que lo tengas en cuenta.

Y poco más. Irás viendo diferentes recetas en las que puedes incluir este tahini. Especialmente aderezos y algún plato inspiración Thai. Ya sabes a dónde acudir para hacer tu propio tahini que, por cierto, va a ser más económico que el que encuentres en el mercado.

Un abrazo verde, verde, súper verde.