Todas veganas, sin gluten, sin azúcar ni harinas refinadas. Adaptadas a patosos en la cocina, como yo cuando empecé y, salvo pequeñas excepciones, con ingredientes de este mundo y para presupuestos mortales. Busca lo que va contigo y ponte manos a la fruta, o verdura. No te olvides de explorar por tí misma, esa es la gracia!