¡Hola lovely people!

¡Una de pasta!

Creo que hay pocas (por no decir ninguna) recetas de pasta en el blog, así que aprovecho para traer una de mis favoritas en el mundo por supuesto desde antes de comenzar mi camino vegano.

Lo que más me gusta es que es de las recetas más «veganizables» a nivel de sabor y cremosidad que te puedas encontrar. Ya sabes que reproducir el sabor del queso se hace fácil con un par de ingredientes o tres, ¿no?, ya te lo descubro si aún no lo sabes.

Como me encanta la cocina tradicional italiana (realmente de cualquier país, me gusta la cocina tradicional) y me mola también conocer las recetas originales te cuento lo que aprendí de esta receta hace unos años de la mano de italianos.

¡La carbonara no lleva nata!

No sé si será algo de aquí del sur de España o qué, pero siempre que se hacía carbonara era con nata, queso, huevo y bacon. Si es que los españoles no tenemos ni idea de cocinar pasta…. No offense.

Te cuento en la receta cómo cocinar pasta como una pro, pero antes te cuento que la receta original consiste en batir yemas, huevo, queso parmesano, queso de cabra y pimienta negra y luego añadirle la pasta y la papada o panceta de cerdo removiendo para que el calor de la pasta y la panceta hagan una crema jugosa sin que el huevo llegue a cuajar del todo, y por lo tanto a secarse. Esto quiere decir que no se cocina la salsa en una sartén en ningún momento. Así que figúrate lo rápida de hacer que es.

Ahora vamos a recrear esos sabores potentes del queso y esa cremosidad jugosa de la salsa teniendo como ingrediente común a la receta tradicional únicamente la pasta, que serán espaguetis. Si me apuras casi ni eso porque voy a recomendarte espeta integral.

Mi primera recomendación de bacon para esta receta es la de berenjena, pero puedes comprarlo, hacer otro tipo de bacon vegano, o sustituirlo por tomates secos en aceite o rehidratados.

En la receta de la foto ni siquiera utilicé bacon, usé germinados y listo. Para que veas que puedes saltarte la norma cuando te lo pida el cuerpo y adaptar cada receta completamente a tu gusto y a la disponibilidad en tu nevera.

Sin más dilación.

Pasta carbonara

Sin nata, vegana, cremosa y quesosa
Plato Plato principal
Cocina Italiana, Vegana
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 20 minutos

Ingredientes

  • 500 g espaguetis de espelta integral cualquier pasta
  • 1/2 bloque tofu firme
  • 1/2 taza leche vegetal en mi caso soja
  • 4 cda levadura nutricional
  • 1 cdta cúrcuma en polvo
  • 1/2 cdta pimienta negra molida
  • 1/4 cdta nuez moscada
  • pizca de sal Kala Namak opcional
  • 4 tiras bacon troceado
  • perejil y germinados para decorar opcional

Para el parmesano

  • 1/2 taza parmesano vegano comprado

o

  • 1/2 taza anacardos crudos remojados previamente 8 horas o en agua caliente durante 15 minutos si vas a lo loco, aunque no es lo ideal
  • 1 vaso agua ajustable según tu batidora
  • 4 cdas levadura nutricional
  • 1 cdta ajo en polvo
  • sal y pimienta al gusto

Elaboración paso a paso

  • Si compras el parmesano, ni te preocupes todavía
  • Para hacer la salsa de parmesano primero tienes que remojar los anacardos, si puedes la noche anterior o 8 horas antes para activarlos mejor, si no ponlos en agua caliente durante 15 ó 20 minutos y te harán el apaño.
    Bate todos los ingrediente del parmesano en un procesador o batidora hasta conseguir una salsa homogénea y reserva.
  • Ahora si vas a poner agua a hervir porque esta salsa se hace en un plis.
    Cuece la pasta en agua con sal al dente según los tiempos que te diga el fabricante, que controla más que tu.
  • Mientras se cuece, pon todos los ingredientes en una batidora de vaso, incluído el parmesano ya sea comprado o hecho por ti, y tritura hasta conseguir una salsa cremosa y homogénea, sin grumos.
    Ajusta de sal, pimienta u otro ingrediente que quieras potenciar y viértela en un bol, reserva.
  • Cuando la pasta esté lista, cuela y añade al bol con tu salsa esperando.
    Añade también el bacon y remueve todo bien.
  • Para decorar al emplatar puedes usar perejil picado, germinados y un poco más de bacon.

TRUQUIS

  • La pasta cuécela con abundante agua, con sal y añádela siempre cuando ya esté hirviendo. De ahí cuentas el tiempo que te indique el envase, retiras del fuego y cuelas. Al dente es lo suyo, sobre todo si vas a añadirla después a una sartén con una salsa caliente, porque se sigue haciendo y si te has pasado de cocción la textura no va a ser agradable. Se quedará apelmazada.
  • Para la pasta se suele reservar un poco del agua de cocción para añadir a la salsa que la acompañe y que se integren mejor los sabores. Solo un poco, menos de medio vaso a no ser que necesites aclarar la salsa un poco más.
  • El trío anacardos, levadura nutricional y ajo en polvo es un súper combo para recrear cualquier sabor a queso en una receta vegana. El agua será ajustable siempre a la textura que quieras en tu salsa y a lo potente o no que sea tu batidora. Si es una salsa fría, que no vas a cocinar, también puedes añadir un poco de pasta de miso, con su poquito de sal, pimienta y yo a veces añado limón.
  • Bacon el que quieras, o puedes sustituirlo por tomates secos remojados o rehidratados en agua o aceite. Le van al pelo también.
  • A veces sofrío un poco de cebolla y la añado a la salsa, le da otro punto.
  • Trocea el perejil un poco más que yo en la foto, quedará mejor. Me pilló vaga ese día.

Y ya estaría todo.

Disfruta esta y cualquiera de las dos sub-recetas de bacon y salsa quesos de esta receta y cuéntame si las aplicas a otras creaciones.

Un abrazo súper verde.