¡Ahoy lovely people!

Qué emoción haber hecho mi primera masa de pizza ever.

Como lo lees, mi primera base de pizza fermentada. He hecho muchos tipos de pizzas pero más rápidas, sin hacer la masa con levadura, amasar, reposar… Sin todo el proceso que es un poco laborioso para una vaga como yo. Pero la verdad es que he descubierto que es igual de fácil que una pizza crudivegana o una sin fermentar, pero te puedes hacer una sesión de yoga tranquilamente mientras la magia de la levadura sucede.

Y el resultado es una delicia, de verdad… Puedo decir que mi primera vez ha sido un éxito del que estar orgullosa.

Y es que la cocina es creatividad, disfrute y amor hacia una misma también, así lo veo yo al menos. Dedicar tiempo a tu salud en cualquiera de sus vertientes no puede sino subirte el ánimo, hacerte sentir en control hacia lo que venga y motivarte a seguir aprendiendo cada día un poquito más.

Y nada, después de esta reflexión nutritivo-emocional, manos a la masa.

Masa de pizza de espelta integral

Plato Pizzas, Plato principal
Cocina Italiana, Saludable
Keyword cereal, Económica, healthy, Horno, Saludable
Tiempo de preparación 15 minutos
Tiempo de cocción 20 minutos
Tiempo de reposo/fermentación 1 hora
Raciones 1 base grande

Ingredientes

  • 170 g Harina integral de espelta
  • 100 ml Agua templada
  • 6 g Levadura fresca de panadero
  • 1 cdta sal
  • 1 cda aceite de oliva virgen extra

Elaboración paso a paso

  • Lo primero es activar la levadura en agua.
    Necesitas agua templada, nunca fría.
    El aguita templada en un bol y añades la levadura y remueves para deshacerla bien.
  • Pon ahora la harina en un bol y añade poco a poco el agua con la levadura, la sal y el aceite y ve removiendo bien hasta que se integre todo.
  • Cuando tengas una masa homogénea, ponla sobre una superficie plana y amasa durante unos 10 minutillos (son un par de canciones de los Fat Freddy´s).
  • Ya puedes hacer una bola con toda la masa y colocarla en el mismo recipiente donde la mezclaste, taparla bien con un trapo limpio y colocarla en un lugar cálido de la cocina (preferiblemente) durante al menos una hora. Preferiblemente dos.
  • Pasado el tiempo debería haber doblado su tamañano. Ya podrás coger esa bola y partirla en dos, que te darán para dos pizzas medianas, bien.
    Estira cada bola hasta darle la forma y el grosor que quieras y ya podrás añadirle los ingredientes a tu gusto y cocinarla.
  • Cocina a unos 200°C durante 15 minutos aproximadamente, según tu horno.

Reposo de la masa

Cuanto más tiempo la dejes reposar más se activará la levadura y facilitará el proceso de digestión y la esponjosidad de la masa.

Dos horas fueron ideales en mi caso. Ten en cuenta que esté bien tapada y en un lugar apartado del frío y de corrientes de aire. La puedes meter dentro del horno apagado o del microondas si es invierno y tu cocina es fría.

Puedes congelar la masa

Tanto antes de extenderla como después.

Es decir, que puedes congelar las bolas de masa después de que hayan fermentado y las hayas separado. Las guarda en un recipiente hermético y las sacas una media hora antes de hacer tu pizza para que se descongelen, estiras y cocinas normal, unos 15 minutos.

O;

Estiras la masa y la precocinas durante 10 minutos. Dejas enfriar y la congelas hasta que quieras comerla, sacándola 10 minutos antes de cocinarla y ponerle los toppings del día, y luego cocinarla durante 10 minutos más.

La harina que quieras, faltaría más

Es cierto que prefiero cualquier harina antes que la de trigo, y te recomiendo que sea de lo primero que cambies en tu alimentación cotidiana. Cereales integrales y, con o sin gluten, según tu preferencia o tolerancia, pero evitando el trigo y las refinadas (harinas blancas). El trigo que lleva tantos años siendo tratado, modificado y explotado que lo que hoy tenemos es muy pobre a nivel nutricional.

Se están recuperando algunos trigos «antiguos» que son mucho más digestivos y nutritivos que el de cualquier supermercado, pero más difíciles de encontrar. En cualquier caso la harina influirá en la elasticidad y textura de la masa, pero cualquiera con gluten va a quedar muy similar esta.

Si la harina puede ser ecológica pues mucho mejor. Así nos quitamos químicos, pesticidas y esas cosillas que por muy poca inversión más nos aporta infinitos más beneficios.

Levadura fresca y agua tibia

Es importante que el agua esté templada para que la levadura se active, así que tenlo en cuenta.

No la he probado con otra levadura hasta ahora pero por lo que me he informado, para tu duda, también puedes usar el equivalente que te pongo en la receta de levadura seca.

Yo ya he dado un paso enorme en mi cocina haciendo esta masa. ¿Me sigues y sigues aprendiendo conmigo?

Hazme saber si has vencido tu miedo a las masas y te has animado a hacer esta receta.

Un abrazo súper verde.