¡Hola lovely people!

Estoy de vuelta con este post tan lleno de vida e información nutricional muy valiosa. Vengo a hablarte de… ¡Los germinados!

Hace realtivamente poco que los utilizo en mi dieta diaria. Los descubrí cuando comencé mi andadura vegana y los estudié cuando me graduaba como coach, pero hace poco más de un año que intento tenerlos siempre a mano en mi cocina.

De antemano te digo que son muy faciles de hacer en casa y que el proceso es súper bonito y gratificante. Me gusta decir que toda semilla está dormida, esperando las condiciones idóneas para poder germinar, brotar, enraizar y crecer, hasta convertirse en el arbolito o planta que ha sido diseñada para ser.

¡Estamos creando vida en nuestra cocina! Y eso nos llena de vida a nosotros cuando las ingerimos y de emoción durante el proceso. Y bueno, ya ni te cuento el chute de energía y vitalidad que nos proporcionan a nivel nutricional. Ya vas a ver.

 

¿QUÉ ES UN GERMINADO?

El germinado es el comienzo de la vida de una semilla, legumbre o cereal entero.

Las semillas se encuentran en un estado seco, de forma natural, que las mantiene en espera de las condiciones apropiadas para desarrollarse.

En este estado, la semilla contiene los llamados antinutrientes que son un mecanismo de defensa que la protegen del medio (para que los pájaros u otros animales no puedan digerirlas y las expulsen enteras a través de las heces, o para que los bichitos e insectos no quieran ni siquiera comerlas). Cuando la semilla entra en contacto con el agua se desprende de esos antinutrientes y comienza su proceso de expansión

Todos los nutrientes que la planta tenía dormidos y que necesita para crecer se activan y se multiplican, y esos son los que nosotros aprovechamos cuando las ingerimos.

Además de beneficiarnos de la cantidad tan flipante de nutrientes que tienen, los absorvemos muy fácilmente gracias a que la planta ya ha se ha encargado de separarlos y aislarlos por ella misma. Por eso se dice que los nutrientes de los germinados son biodisponibles para el consumo humano.

Nuestro organismo se ahorra el proceso de descomposición en la digestión ya que los nutrientes ya los ingerimos descompuestos, por lo tanto nuestro body solo tiene que absorver lo bueno y bonito que le llega.

BENEFICIOS NUTRICIONALES

Como te he comentado, la biodisponibilidad de los nutrientes es altísima en los germinados, y por eso es un chute de energía directo al organismo.

Cada semilla, legumbre y cereal tiene una cantidad y un tipo de nutrientes diferentes. Lo que más podemos destacar son las enzimas, proteína, vitaminas, minerales, clorofila (en el caso de los brotes ya que la absorvemos de las hojas), oligoelementos y fibra

Las enzimas digestivas, que son básicas para el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo y de prácticamente el resto de procesos químicos que se producen en nuestro organismo.

Éstas enzimas son proteínas que hacen que las funciones del organismo se realicen correctamente. Por eso las enzimas, no solo son bien, si no que son indispensables para una buena salud.

Hormonas, que nos apoyan en momentos de estrés, depresión, crecimiento o convalecencia.

Vitaminas A, E, K, C, D y muchas del tipo B.

Hierro, calcio, zinc, potasio, magnesio, sodio, fósforo, yodo y azufre.

LOS MÁS COMUNES Y FÁCILES

  • Albahaca
  • Alfalfa
  • Azuki (habichuela o alubia roja)
  • Fenogreco
  • Garbanzo
  • Hinojo
  • Lenteja
  • Mostaza
  • Soja
  • Soja verde (mung bean o haba mungo)
  • Trigo sarraceno
  • Trigo 

 

EL PROCESO DE GERMINACIÓN

Como ya te he dicho, el proceso es sencillo. A una semilla le das agua, temperatura adecuada y humedad y ella sola sabe hacer su trabajo, pero te cuento con más detalle cómo tratarla para que la vida no pare.

  • Adquirir semillas ecológicas certificadas. Es importante para asegurarnos de que son de calidad y no han sido tratadas ni contienen tóxicos que no nos gustan nada. Merece la pena invertir, no son caras para lo que cunden y lo que te aportan.
  • Activa las semillas poniéndolas a remojar en agua de 6 a 12 horas. Esto depende del tamaño y tipo de la semilla, legumbre o cereal en cuestión. Normalmente 8 horas son suficientes. Semillas como la chía, el lino, el berro, la mostaza o la rúcula no es necesario remojarlas. Cúbrelas con un paño para mantenerlas oscuras en este proceso.
  • Pasado el tiempo de remojo, lava bien las semillas con agua filtrada para deshacernos de ese agua que contiene los antinutrientes que no queremos. El agua no es ata para el consumo pero puedes usarla para regar tus plantas.
  • Temperatura cálida. El calor extremo con humedad puede hacer que se pudran, así que controla el riego. En invierno se retrasa el proceso de germinación por lo que puedes ponerlas cerca de un radiador o cerca de tu cocina para acelerar el proceso. Normalmente a temperatura ambiente en cualquier época del año no vas a tener problema siempre que las mantengas húmedas.
  • Oscuridad. En germinadores o bolsas de germinado no es necesario que te preocupes. Si usas botes de vidrio o coladores, simplemente tápalos con un trapo limpio durante el proceso.
  • Conservación. Guárdalas en cualquier recipiente cerrado una vez que se hayan secado del agua de regado (cuando ya hayan germinado deja de regar y espera a que se sequen). En el frigo pueden durar entre 3 y 5 días. Si las deshidratas puedes conservarlas fuera del frigo de 15 a 20 días, incluso más, sin problema.

SABIENDO TODO ESTO, ¡YA PUEDES EMPEZAR A GERMINAR!

¿QUÉ MÉTODOS HAY PARA GERMINAR EN CASITA?

Con la semilla, legumbre o cereal escogido puedes usar varios métodos:

  • Germinador de arcilla. Se venden listos para usar. Simplemente coloca las semillas en los cuencos del germinador y riega según la época del año y tu zona.
  • Botes germinadores de vidrio. Mismo proceso que con los germinadores de arcilla pero éstos vienen con un soporte que los mantiene inclinados para que las semillas no taponen la entrada de oxígeno y hagan que se pudran las semillas.
  • Botes de vidrio que tengas en casa. Tendrás que usar una tela, gasa o bolsa de tela para cubrir la boca del bote y buscar un soporte que los mantenga inclinados (el escurridor de platos por ejemplo)
  • Bolsas para leches vegetales o especiales para germinar. Las hay de algodón o cáñamo. Éstas últimas son ideales ya que si las cuidas bien te pueden durar la vida entera gracias a sus propiedades antibacterianas. La ventaja es que puedes colgar la bolsa en cualquier lugar de tu cocina poniendo algún recipiente debajo para que recoja el agua de regado.
  • Colador de toda la vida. Tendrás que poner el colador en un recipiente que permita recoger el agua de regado y que no toque la semilla y taparlo con un trapo limpiodurante el proceso. Una fuente honda o un bote de vidrio que abarque la medida del colador.

APLICACIONES CULINARIAS

¡ENRIQUECE TU COCINA!

Lo más fácil es utilizarlos como topping en ensaladas, sopas, cremas de verduras, tostadas o bocadillos, tacos o burritos caseros.

También puedes hacer patés o hummus con los germinados de legumbres. Tendrás un alimento vivo, muy saciante y además infinitamente más nutritivo que cualquier otro paté o hummus con la legumbre cocida o cruda. La potencia de sabor te va a sorprender.

Otra opción es deshidratarlos (en una deshidratadora o al sol) para poder conservarlos durante más tiempo. Se quedarán más crujientes pero con la misma potencia de sabor y la misma disponibilidad de nutrientes. Los de cereales, me molan especialmente para espolvorearlos en yogures, smoothies o en un porridge.

Una vez deshidratados podrás molerlos para hacer harina con ellos y usarla para hacer pan o una base de pizza.

También hamburguesas o albóndigas con las legumbres (hay una receta de albóndigas cociendose en la web con lenteja germinada).

Cool, innit?

YA PUEDES ELEGIR TU SEMILLA, LEGUMBRE O CEREAL ENTERO Y PONERTE A CREAR VIDA

Espero que te haya despejado dudas y que te haya entrado ansia viva de hacer algún experimento con este maravilloso alimento de la naturaleza que tan, tan, pero tan beneficioso y necesario es para una alimentación y un organismo saludable y lleno de energía.

Cuéntame tus progresos, tus experimentos y tus resultados, que serán un triunfo total seguro siguiendo todas las pautas que te he dado.

Un abrazo súper verde y lleno de vida.