¡Hola lovely people!

Antes de que termine el verano vamos a llenarnos de mucha variedad verde.

Como a mí las ensaladas me apetecen en cualquier época del año, me gusta experimentar e ir cambiando ingredientes de temporada, salsas y aderezos que se adapten a las estaciones y a lo que mi cuerpo me pida.

Hoy traigo esta variante, por supuesto vegana, de la tan conocida ensalada césar, que por cierto y para que conste en acta es mexicana.

La receta original no llevaba ni pollo ni anchoas. El sabor a anchoa viene dado (en la versión no veganizada) por la salsa Worcestershire, que hoy en día se comercializa ya preparada pero en sus comienzos se preparaba en un mortero y se añadía a la ensalada en el momento. De ahí que la salsa no debiera ser ni tan espesa como una mayonesa ni tan líquida como un aderezo. La ensalada en sus comienzos se comía con las manos, por eso se utilizaba lechuga romana, que es más dura y larga que otras lechugas y así se podía llenar las hojas mejunge y comerse sin cubiertos.

Aquí no uso ni huevo, ni queso parmesano, ni anchoas. te doy mi propia versión, que no es ni la original, ni la occidentalizada que conocemos en cada lugar del mundo. Al final tú también vas a terminar adaptándola a tu gusto.

No requiere mucho tiempo, como nos gusta a las vagas, y está deliciosa, como nos gusta a las glotonas saludables.

Ahí va.

ENSALADA CÉSAR   ◔ Tiempo aproximado: 20 minutos

INGREDIENTES (para dos personas)

Para la ensalada y el aliño:

  • 1 lechuga romana
  • 4 c.s. de aceite de oliva virgen extra
  • 50 g de queso parmesano vegano o de levadura nutricional
  • Zumo de medio limón
  • 2 c.s. de tamari
  • 1/2 c.p. de cebolla en polvo
  • 1/2 c.p. de genjibre en polvo
  • 1 c.s. de azúcar de coco (u otro endulzante a tu gusto)
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • 1 diente de ajo

Para los picatostes o crutones:

Puedes hacerlos con pan duro (integral preferiblemente) con tofu o con garbanzos. Yo te pongo el ejemplo con tofu que es como más me gusta, pero puedes incluso mezclar garbanzos y tofu

  • 250 g. de tofu firme (o 100 g. de garbanzos cocidos o pan)
  • 1 diente de ajo
  • 2 c.s. de aceite de oliva
  • Pizca de sal
  • Pimienta al gusto
  • 1 c.s. de tomillo
  • 1/2 c.s. de pimentón dulce

ELABORACIÓN

  • Comienza preparando los picatostes, que es lo que más tiempo requiere.
  • Precalienta el horno a 200°C.
  • Corta el tofu en dados y hornéalo sobre una bandeja con papel vegetal durante 10 minutos. Pasado el tiempo, dales la vuelta y hornea 10 minutos más. También puedes freirlo, pero es más saludable al horno.
  • Si usas garbanzos o pan, haz lo mismo.
  • Sáca el tofu y déjalo enfriar unos minutos.
  • Mientras haces el tofu, prepara en un mortero los ingredientes para el macerado. También puedes hacerlo en un bol, cortando el ajo muy fino o incluso untando el bol con el ajo y no majarlo, pero idealmente házlo en un mortero. Mezcla bien el resto de ingredientes (Aceite, sal, pimienta, pimentón y tomillo) y reserva. 
  • Cuando el tofu esté listo, añáde el macerado, remueve y reserva hasta que tengas la lechuga lista en un bol como te explico ahora.

Ahora prepara la ensalada

  • Con la lechuga te recomiendo que la hagas trozos a tu gusto con las manos, pero por supuesto puedes cortarla con un cuchillo.
  • En un bol vas a untar el ajo y luego añadir la lechuga.
  • Después de la lechuga añade el tofu macerado.
  • Cuando ya tengas el tofu vas a añadir el resto de ingredientes en este orden: Cebolla y jengibre en polvo, azúcar o endulzante elegido, sal, pimienta, aceite de oliva, tamari, zumo de limón y el queso rallado o levadura nutricional.
  • Remueve todo despacio para que se integre y se impregne bien la lechuga y el tofu.
  • ¡Listo!

 

 

 Como ves es una ensalada con bastantes ingredientes pero fáciles de conseguir y adaptar, y la dificultad de la preparación es el tofu, que puedes incluso hacerlo el día de antes y añadirlo cuando hagas la ensalada.

Espero que la pruebes y que te encante tanto como a mí.

Si tienes alguna duda estoy a tu entera disposición y si la pruebas quiero saberlo, que me encanta que me compartas tus preparaciones y cómo disfrutas con ellas.

 

Un abrazo verde, verde, súper verde.