¡Ahoy people!

Una semana más con un post básico, pero de cocina para principiantes que no tienen ni idea de lo que hacen en la cocina, nivel 0,5.

Sigo flipando con la cantidad de gente que todavía no incluye la quinoa en su alimentación porque les suena a comida para pájaros. No pasa nada, flipo pero es perfectamente respetable, y más teniendo en cuenta que yo pasé unos 26 años de mi vida sin saber ni que existía.

Así que ya que sabes lo que es (si no lo sabías antes y has llegado a este post ya la has descubierto). Ahora vas a aprender a cocinarla y a darle uso, que es lo que más mola de la comida claro.

Aunque se catalogue genéricamente como un cereal, en realidad es un pseudocereal. La diferencia no viene al caso realmente, pero básicamente unos provienen de las espigas de gramíneas (cereales) y otros de las semillas de algunas flores (pseudocereales). Su uso culinario y propiedades nutricionales son similares, de ahí que se normalmente se cataloguen juntos.

Total, que a nivel nutricional la quinoa es una maravilla con la que se pueden hacen muchas y muy diferentes recetas y aplicaciones. Contiene 20 aminoácidos, incluidos los 10 esenciales para el organismo, por lo tanto se convierte en una proteína top para veganos, bajo índice glucémico, además de rica en vitaminas (tiamina, riboflavina, niacina y vitamina E) y minerales (magnesio, potasio, zinc y manganeso), nos aporta fitoesteroles y ácidos grasos. Se digiere genial y aporta mucha energía y saciedad, así que si buscas controlar tu peso va a ser una de tus mejores amigas.

¿Qué me dices?, ¿Top verdad?

Pues bien vamos a la preparación, que verás que además de fácil es muy rápida, 12 minutos exactamente en los que puedes tener tu comida hecha con un acompañamiento de quinoa como guarnición, para añadir a ensaladas, sabor neutro que puedes combinar con sabores dulces, salados, picantes…

¡Experimentar ante todo!

Quinoa cocida

Plato Acompañamiento, Desayuno, Ensalada, Plato principal, Sopa
Cocina Saludable
Tiempo de cocción 12 minutos
Raciones 4 personas

Ingredientes

  • 1 vaso Quinoa cruda
  • 1, 1/2 vasos Agua o caldo vegetal si quieres darle más sabor
  • Sal, pimienta, cúrcuma, pimentón dulce o picante, curry o alguna aromática seca completamente opcional

Elaboración paso a paso

  • Primerísimo de todo será tener un colador fino a mano para lavar la quinoa antes de cocinarla.
    Simplemente vierte la quinoa en el colador y ponlo debajo del grifo un minuto, removiendo un poco la quinoa con los dedos para que se lave bien.
  • Pon un cazo a fuego medio-bajo y cuando esté caliente añade la quinoa y seguidamente el agua o caldo vegetal.
    Aquí puedes añadir las especias que quieras para darle sabor o dejarla simple para poder combinarla o añadirla a cualquier otra receta.
  • Tapa la quinoa y deja cocinar durante 10-12 minutos. Si has usado la cantidad correcta de agua, ésta se habrá evaporado por completo y la quinoa estará lista.
  • Retira del fuego y a servir.

Las aplicaciones son infinitas, de verdad.

Tiene un sabor suave, por lo que vale para combinarla con cualquier verdura y en cualquier plato. Yo la cocino de muchas formas según el día. A veces con otras verduras que se cocinen rápido y hago algo así como un cous cous, otras veces la cocino sin aderezo ni especia para luego usarla de relleno para verduras o en una ensalada que luego aliño con alguna otra salsa…

Así que espero que la pruebes, como con todas mis recetas, que le des uso a lo largo de tu semana dándole tu toque personal y sobre todo que la disfrutes tanto como yo.

Un abrazo súper verde y muy feliz semana.