¡Hola lovely people!

No es de los cereales más conocidos ni utilizados, pero igual mola. Y si la consumes de vez en cuando sin ser a través del pan (o la cerveza…) seguramente te sorprendas de lo fácil que es integrarla a tu dieta y la cantidad de posibilidades que te ofrece.

Qué te comento sobre ella para convencerte… aunque solo por darle más amor a tu cuerpo en forma de variedad nutricional ya deberías estar convencida. Y quizá si estás leyendo es que ya lo estés.

Bajo nivel de grasas y sodio y gran cantidad de fibra soluble y proteínas, calcio, fósforo y potasio. Por eso y por su contenido en enzimas favorece el buen estado celular, una digestión amigable, un balance hormonal y puede ayudar al control de peso.

Así que sin más dilación, nuestra nueva amiga, la cebada.

Se prepara de manera muy similar al arroz, misma proporción de agua y prácticamente el mismo tiempo. Además como ya te contaré después también puede aplicarla a cualquier plato que fueras a hacer con arroz.

A tener en cuenta que el remojo previo es opcional pero muy recomendable para este cereal en concreto ya que te vas a ahorrar tiempo en la cocción y vas a hacerla más digestiva al neutralizar los antinutrientes que contiene con el remojo durante la noche. No es un drama que no lo hagas, pero si notas que se te hace pesada intenta planificar el remojo la noche anterior o unas 6-8 horas antes de cocinarla. A mí me sienta bien sin remojo pero aún así suelo hacerlo.

Cebada cocida

Plato Acompañamiento, Plato principal
Cocina Saludable
Keyword cereal, con gluten

Ingredientes

  • 1 vaso cebada
  • 1, 1/2 vaso agua
  • pizca sal opcional

Elaboración paso a paso

  • Preferiblemente has tenido la cebada en remojo unas 8 horas. Desecha el agua de remojo siempre.
  • Calienta un cazo a fuego medio y añade la cebada y el agua cuando esté caliente.
    Lleva a ebullición y reduce el fuego a medio-bajo, tapa y dejar cocinar durante 30 minutos.
  • Revisa que está bien cocida y sin exceso de agua, retira del fuego y deja reposar 10 minutos.
  • Ya puedes desmenuzarla un poco antes de servir y disfrutarla.

Notas

Si la vas a utilizar para una ensalada quedará perfecta con esta receta tal cual.
Para salteados de verduras añádela ya cocida una vez tengas tus verduras listas, solo para que se caliente y se dore un poco.
Para cremas es mejor que uses el doble de agua de la cantidad indicada en esta receta.
En sopas ten en cuenta la cantidad de agua para que al cocinar la cebada no se la chupe toda.

Como idea de recetas, si no se te ocurre nada especial, trátala como arroz. Si ibas a hacer un arroz hervido como guarnición, usa cebada; si pensabas en un risotto, usa cebada; un salteado de verduras con arroz frito, usa cebada.