Básico, puedes añadir lo que te de la gana o guarlarlo en el frigo para tener una base lista para cualquier otra receta y ahorrarte algo de tiempo.

Hay muchas formas de preparar arroz.

Tapado o destapado, con el agua justa o con agua abundante para luego escurrirlo, simple sin aliño o con unas hojas de laurel, dientes de ajo, un poco de sal, curry, alguna verdura cortada pequeña, puedes freírlo en aceite antes de añadir el agua, lavarlo antes para quitarle el almidón o no lavarlo para conseguir un arroz más pegajoso.

Te cuento cómo lo suelo hacer yo, aunque es cierto que normalmente no cocino arroz blanco, pero para alguna receta específica suelo tener en casa.

Si lo hago blanco, así sin parafernalia, le añado dos o tres dientes de ajo partidos a la mitad y sal.

También lo tapo y a veces frío la mitad antes en un poco de aceite con ajo y luego añado el agua y lo dejo cocinarlos 15 minutos que necesita.

La variedad de arroz, tu olla o cacerola y la potencia del fuego puede que hagan que tardes unos minutos más o menos en cocinarlo, pero no pasará de los 20 minutos.

Y poco más.

Aquí el recetón.

Arroz blanco

Plato Acompañamiento, Plato principal
Keyword Económica, Saludable, Sin gluten
Tiempo de cocción 15 minutos

Ingredientes

  • 1 taza arroz blanco redondo
  • 2 tazas agua filtrada

Elaboración paso a paso

  • Lava el arroz en un colador hasta que el agua salga completamente clara.
    Puedes no lavarlo, pero al no eliminar el almidón, quedará más pegajoso y no un arroz suelto.
    A tu gusto.
  • Ahora pasa el arroz a una cacerola u olla pequeña, a fuego medio, añade el agua y deja cocinar tapado durante 15-18 minutos.
    Puedes no taparlo, se hará igual.
  • Pasado este tiempo el agua debe haberse consumido y el arroz estar en su punto.
    Si necesitas más agua intenta que esté templada y no fría para no cortar la cocción del grano y evitar que quede duro.
    Para un arroz blanco este tiempo bastará.
  • Y ya lo tienes.

Hoy no me he complicado con la receta pero sé que a muchas os será de ayuda porque no tenéis claro los tiempos, si se tapa, si poner mucha agua o no.

En fin, que complicación ya ves que no tiene y cada maestrillo acaba escribiendo su propio librillo culinario.

Experimenta con el tuyo.

¡Por cierto!

El arroz blanco, después de cocinarlo y refrigerarlo durante 24 horas desarrolla almidón resistente. Esto es un prebiótico que ayuda a alimentar a las bacterias beneficiosas de nuestro intestino, así que si lo dejas para el día siguiente tu salud intestinal te lo agradecerá. Esto también pasa con la patata cocida.

¡Un abrazo súper verde!