¡Ahoy lovely people!

Hoy vengo con mucha emoción, porque esta receta es de esas top que no te esperas que van a dar tanto el pego como en la versión no vegana.

Te adelanto que es extra fácil, extra barata y extra, extra, extra de sabor.

Apetecen poco a poco más comidas frescas y ligeras, verano a la vista y pescado en apogeo. Pero aquí ya sabemos que los pescados también son amigos y por eso nos deleitamos con el sabor a mar de las algas para los paladares que también disfrutaban del pescado.

Yo no era muy de pescado la verdad, pero esos boquerones en vinagre de mi madre eran una explosión en cada bocado, con un rebanada de pan y un buen chorro de aceite.

Reproducir este sabor tan característico de una forma tan fácil me ha hecho dar saltitos de alegría al probarlo.

Comprueba por tí misma y ya me cuentas. De paso dale a probar a quien quieras sorprender, porque se va a sorprender mucho de que sea calabacín y no un pescaito.

Calabacín en vinagre

Anchoas veganas o boquerones en vinagre veganos
Plato Acompañamiento, Ensalada, Tentempié
Cocina Mediterránea, Saludable, Vegana
Keyword Económica, Saludable, Sin gluten
Tiempo de preparación 10 minutos

Ingredientes

  • 1 calabacín
  • 1 hoja alga nori la del sushi
  • 1 vaso vinagre de manzana
  • 1/2 vaso agua
  • sal al gusto
  • 1/2 vaso aceite de oliva virgen extra
  • 1-2 ajos muy picaditos
  • unas ramitas de perejil muy picado

Elaboración paso a paso

  • Comienda lavando y pelando el calabacín.
    Si es eco no es necesario que lo peles, aunque yo lo hago dejando algunas partes con piel para simular la parte oscura del boquerón.
  • Parte el calabacin a la mitad o en tres partes (depende de lo largo que sea), digamos que de la longitud de un boquerón, más o menos.
  • Ahora vas a laminar el calabacín, bien con una mandolina o bien con un cuchillo afilado, intentando evitar la parte del centro que tiene las pepitas. Si laminas y aprovechas la parte central no hay problema ninguno, es solo que se ve menos como el pescado, pero va a estar rico igual.
  • Ahora el alga. Vas a triturarla en un procesador, con una batidora de mano o incluso puedes doblarla en 4, como un folio pequeño y trocearla con un cuchillo.
    Yo lo hago en un mini procesador que venía con la batidora de mano. Ya te digo que a cuchillo puedes hacerlo perfectamente
  • Ahora dispón las láminas en una fuente plana un poco honda y agrega el vinagre, el agua, el alga nori triturada y la sal. Integra un poco todo asegurando que el líquido cubre por completo todas las láminas de calabacín.
    Si es necesario agrega una parte más de vinagre por media de agua.
  • Deja reposar al menos 24 horas en el frigorífico.
    Puedes dejarlo menos tiempo, si quieres solo una hora, pero la potencia de sabor se nota en el resultado.
  • Pasado el tiempo de macerado puedes pasarlo todo por un colador, sin enjuagar para que no pierda sabor y mantener el máximo de algas posibles.
  • Del colador a una fuente honda (puedes usar la del remojo) que será donde vayas a servirlos.
  • Ahora vierte el aceite por encima, el ajo picado y el perejil para rematar la vista y el sabor.

Pintorro, ¿verdad?

Pues ya te digo que quedan exquisitos, perfectos con un poco de pan, picoteo, tapeo, en una ensalada o como se te ocurra.

Como te explicaba en la receta puedes dejarlos macerando de una hora a un día entero, depende de cómo te gusten de fuertes o de cuánto aguantes esperando. Si prefieres menos intensidad déjalos un par de horas y prueba. Siempre puedes volver a reposarlos o incluso enjuagarlos en agua si los has dejado mucho y se te hacen muy potentes.

Pruébalos y me cuentas.

Un abrazo súper verde.