¡Hola lovely people!

Aquí vengo, con mi obsesión por las bananas, con una receta de un pedazo de pan, fácil y con un resultado brutal para desayunos, meriendas o momentos de ansia viva de dulce.

Sabéis que no me enrollo con las recetas así que ahí va directa.

El único apunte es la elaboración que, para simplificar y habiendo comprobado que da el mismo resultado, la puedes hacer en un solo bol, todo junto como te explico en la receta.

PAN DE PLÁTANO

INGREDIENTES

– 3 Plátanos bien maduros

– 1/3 vaso de aceite vegetal (de coco idealmente o de girasol, que le da menos sabor)

En su defecto y para hacerlo más saludable puedes utilizar puré o compota de manzana, queda tremendo también.

– 1 y 1/3 vaso de harina (yo usé de espelta integral pero cualquier otra irá bien, incluso trigo sarraceno que es sin gluten)

– 2 c.p. de levadura

– 1/2 c.p. de bicarbonato de sódio

– 2 c.s. de azúcar de coco (idealmente, pero puedes endulzar con stevia o algún sirope en crudo)

– Pizca de sal

– 1 c.p. de canela en polvo o vainilla

– 1/3 de leche vegetal. Solo si la masa se queda muy seca.

Opcional para darle otro toque de sabor puedes usar alguna de estas especias o ingredientes en la masa

– 1 c.p. jengibre en polvo

– 1 c.p. de cacao crudo en polvo

– Nueces troceadas

– Gotitas de chocolate

ELABORACIÓN

– Comienza precalentando el horno a 160º C

– Pela los plátanos y machácalos con un tenedor en un bol grande.

– Añade el aceite o puré de manzana y remueve bien.

– Añade entonces el resto de ingredientes secos: harina, levadura, bicarbonato, azúcar, sal, canela o vainilla. También el saborizante elegido si es el caso.

– Remueve bien para que se integre todo, pero tampoco te esfuerces demasiado, no pasa nada si quedan grumos del plátano.

– Engrasa el molde elegido (uno mediano de la forma que quieras o que tengas por casa) o fórralo con papel vegetal para facilitar el desmolde una vez cocinado.

– Al horno durante 50 minutos. No te ansies. Sobre todo no lo abras para que no se baje la masa, los primeros 20 minutos son cruciales.

– Dependiendo de tu horno puedes poner la bandeja a mitad o, si le pasa como a mi horno que pega fuerte por arriba, lo suelo poner en un nivel más bajo que la mitad para que no se queme.

– Comprueba con un cuchillo limpio si está bien hecho por el centro pasados los 50 minutos. El cuchillo debe salir limpio, sin marcas pegajosas.

– Deja enfriar al menos 10 minutos antes de desmoldarlo para que no se vaya a romper.

– Corta a tu gusto y, ¡a disfrutarlo!

No hay muchos más consejos porque hasta a mí, que no soy precisamente la experta en bizcochos, éste siempre me queda genial. Te aseguro que es una receta a prueba de torpes.

Espero que lo pruebes y que me hagas saber el resultado.

Un abrazo verde, verde, súper verde.

¡Hola lovely people!

Aquí vengo, con mi obsesión por las bananas, con una receta de un pedazo de pan, fácil y con un resultado brutal para desayunos, meriendas o momentos de ansia viva de dulce.

Sabéis que no me enrollo con las recetas así que ahí va directa.

El único apunte es la elaboración que, para simplificar y habiendo comprobado que da el mismo resultado, la puedes hacer en un solo bol, todo junto como te explico en la receta.

PAN DE PLÁTANO

INGREDIENTES

– 3 Plátanos bien maduros

– 1/3 vaso de aceite vegetal (de coco idealmente o de girasol, que le da menos sabor)

En su defecto y para hacerlo más saludable puedes utilizar puré o compota de manzana, queda tremendo también.

– 1 y 1/3 vaso de harina (yo usé de espelta integral pero cualquier otra irá bien, incluso trigo sarraceno que es sin gluten)

– 2 c.p. de levadura

– 1/2 c.p. de bicarbonato de sódio

– 2 c.s. de azúcar de coco (idealmente, pero puedes endulzar con stevia o algún sirope en crudo)

– Pizca de sal

– 1 c.p. de canela en polvo o vainilla

– 1/3 de leche vegetal. Solo si la masa se queda muy seca.

Opcional para darle otro toque de sabor puedes usar alguna de estas especias o ingredientes en la masa

– 1 c.p. jengibre en polvo

– 1 c.p. de cacao crudo en polvo

– Nueces troceadas

– Gotitas de chocolate

ELABORACIÓN

– Comienza precalentando el horno a 160º C

– Pela los plátanos y machácalos con un tenedor en un bol grande.

– Añade el aceite o puré de manzana y remueve bien.

– Añade entonces el resto de ingredientes secos: harina, levadura, bicarbonato, azúcar, sal, canela o vainilla. También el saborizante elegido si es el caso.

– Remueve bien para que se integre todo, pero tampoco te esfuerces demasiado, no pasa nada si quedan grumos del plátano.

– Engrasa el molde elegido (uno mediano de la forma que quieras o que tengas por casa) o fórralo con papel vegetal para facilitar el desmolde una vez cocinado.

– Al horno durante 50 minutos. No te ansies. Sobre todo no lo abras para que no se baje la masa, los primeros 20 minutos son cruciales.

– Dependiendo de tu horno puedes poner la bandeja a mitad o, si le pasa como a mi horno que pega fuerte por arriba, lo suelo poner en un nivel más bajo que la mitad para que no se queme.

– Comprueba con un cuchillo limpio si está bien hecho por el centro pasados los 50 minutos. El cuchillo debe salir limpio, sin marcas pegajosas.

– Deja enfriar al menos 10 minutos antes de desmoldarlo para que no se vaya a romper.

– Corta a tu gusto y, ¡a disfrutarlo!

No hay muchos más consejos porque hasta a mí, que no soy precisamente la experta en bizcochos, éste siempre me queda genial. Te aseguro que es una receta a prueba de torpes.

Espero que lo pruebes y que me hagas saber el resultado.

Un abrazo verde, verde, súper verde.

¡Hola lovely people!

Aquí vengo, con mi obsesión por las bananas, con una receta de un pedazo de pan, fácil y con un resultado brutal para desayunos, meriendas o momentos de ansia viva de dulce.

Sabéis que no me enrollo con las recetas así que ahí va directa.

El único apunte es la elaboración que, para simplificar y habiendo comprobado que da el mismo resultado, la puedes hacer en un solo bol, todo junto como te explico en la receta.

PAN DE PLÁTANO

INGREDIENTES

– 3 Plátanos bien maduros

– 1/3 vaso de aceite vegetal (de coco idealmente o de girasol, que le da menos sabor)

En su defecto y para hacerlo más saludable puedes utilizar puré o compota de manzana, queda tremendo también.

– 1 y 1/3 vaso de harina (yo usé de espelta integral pero cualquier otra irá bien, incluso trigo sarraceno que es sin gluten)

– 2 c.p. de levadura

– 1/2 c.p. de bicarbonato de sódio

– 2 c.s. de azúcar de coco (idealmente, pero puedes endulzar con stevia o algún sirope en crudo)

– Pizca de sal

– 1 c.p. de canela en polvo o vainilla

– 1/3 de leche vegetal. Solo si la masa se queda muy seca.

Opcional para darle otro toque de sabor puedes usar alguna de estas especias o ingredientes en la masa

– 1 c.p. jengibre en polvo

– 1 c.p. de cacao crudo en polvo

– Nueces troceadas

– Gotitas de chocolate

ELABORACIÓN

– Comienza precalentando el horno a 160º C

– Pela los plátanos y machácalos con un tenedor en un bol grande.

– Añade el aceite o puré de manzana y remueve bien.

– Añade entonces el resto de ingredientes secos: harina, levadura, bicarbonato, azúcar, sal, canela o vainilla. También el saborizante elegido si es el caso.

– Remueve bien para que se integre todo, pero tampoco te esfuerces demasiado, no pasa nada si quedan grumos del plátano.

– Engrasa el molde elegido (uno mediano de la forma que quieras o que tengas por casa) o fórralo con papel vegetal para facilitar el desmolde una vez cocinado.

– Al horno durante 50 minutos. No te ansies. Sobre todo no lo abras para que no se baje la masa, los primeros 20 minutos son cruciales.

– Dependiendo de tu horno puedes poner la bandeja a mitad o, si le pasa como a mi horno que pega fuerte por arriba, lo suelo poner en un nivel más bajo que la mitad para que no se queme.

– Comprueba con un cuchillo limpio si está bien hecho por el centro pasados los 50 minutos. El cuchillo debe salir limpio, sin marcas pegajosas.

– Deja enfriar al menos 10 minutos antes de desmoldarlo para que no se vaya a romper.

– Corta a tu gusto y, ¡a disfrutarlo!

No hay muchos más consejo porque hasta a mí, que no soy precisamente la experta en bizcochos o tartas, éste siempre me queda genial. Te aseguro que es una receta a prueba de torpes.

Espero que lo pruebes y que me hagas saber el resultado.

Un abrazo verde, verde, súper verde.

¡Hola lovely people!

Aquí vengo, con mi obsesión por las bananas, con una receta de un pedazo de pan, fácil y con un resultado brutal para desayunos, meriendas o momentos de ansia viva de dulce.

Sabéis que no me enrollo con las recetas así que ahí va directa.

El único apunte es la elaboración que, para simplificar y habiendo comprobado que da el mismo resultado, la puedes hacer en un solo bol, todo junto como te explico en la receta.

PAN DE PLÁTANO

INGREDIENTES

– 3 Plátanos bien maduros

– 1/3 vaso de aceite vegetal (de coco idealmente o de girasol, que le da menos sabor)

En su defecto y para hacerlo más saludable puedes utilizar puré o compota de manzana, queda tremendo también.

– 1 y 1/3 vaso de harina (yo usé de espelta integral pero cualquier otra irá bien, incluso trigo sarraceno que es sin gluten)

– 2 c.p. de levadura

– 1/2 c.p. de bicarbonato de sódio

– 2 c.s. de azúcar de coco (idealmente, pero puedes endulzar con stevia o algún sirope en crudo)

– Pizca de sal

– 1 c.p. de canela en polvo o vainilla

– 1/3 de leche vegetal. Solo si la masa se queda muy seca.

Opcional para darle otro toque de sabor puedes usar alguna de estas especias o ingredientes en la masa

– 1 c.p. jengibre en polvo

– 1 c.p. de cacao crudo en polvo

– Nueces troceadas

– Gotitas de chocolate

ELABORACIÓN

– Comienza precalentando el horno a 160º C

– Pela los plátanos y machácalos con un tenedor en un bol grande.

– Añade el aceite o puré de manzana y remueve bien.

– Añade entonces el resto de ingredientes secos: harina, levadura, bicarbonato, azúcar, sal, canela o vainilla. También el saborizante elegido si es el caso.

– Remueve bien para que se integre todo, pero tampoco te esfuerces demasiado, no pasa nada si quedan grumos del plátano.

– Engrasa el molde elegido (uno mediano de la forma que quieras o que tengas por casa) o fórralo con papel vegetal para facilitar el desmolde una vez cocinado.

– Al horno durante 50 minutos. No te ansies. Sobre todo no lo abras para que no se baje la masa, los primeros 20 minutos son cruciales.

– Dependiendo de tu horno puedes poner la bandeja a mitad o, si le pasa como a mi horno que pega fuerte por arriba, lo suelo poner en un nivel más bajo que la mitad para que no se queme.

– Comprueba con un cuchillo limpio si está bien hecho por el centro pasados los 50 minutos. El cuchillo debe salir limpio, sin marcas pegajosas.

– Deja enfriar al menos 10 minutos antes de desmoldarlo para que no se vaya a romper.

– Corta a tu gusto y, ¡a disfrutarlo!

No hay muchos más consejo porque hasta a mí, que no soy precisamente la experta en bizcochos o tartas, éste siempre me queda genial. Te aseguro que es una receta a prueba de torpes.

No hay muchos más consejo porque hasta a mí, que no soy precisamente la experta en bizcochos o tartas, éste siempre me queda genial. Te aseguro que es una receta a prueba de torpes.

Espero que lo pruebes y que me hagas saber el resultado.

Un abrazo verde, verde, súper verde.

¡Hola lovely people!

Aquí vengo, con mi obsesión por las bananas, con una receta de un pedazo de pan, fácil y con un resultado brutal para desayunos, meriendas o momentos de ansia viva de dulce.

Sabéis que no me enrollo con las recetas así que ahí va directa.

El único apunte es la elaboración que, para simplificar y habiendo comprobado que da el mismo resultado, la puedes hacer en un solo bol, todo junto como te explico en la receta.

PAN DE PLÁTANO

INGREDIENTES

– 3 Plátanos bien maduros

– 1/3 vaso de aceite vegetal (de coco idealmente o de girasol, que le da menos sabor)

En su defecto y para hacerlo más saludable puedes utilizar puré o compota de manzana, queda tremendo también.

– 1 y 1/3 vaso de harina (yo usé de espelta integral pero cualquier otra irá bien, incluso trigo sarraceno que es sin gluten)

– 2 c.p. de levadura

– 1/2 c.p. de bicarbonato de sódio

– 2 c.s. de azúcar de coco (idealmente, pero puedes endulzar con stevia o algún sirope en crudo)

– Pizca de sal

– 1 c.p. de canela en polvo o vainilla

– 1/3 de leche vegetal. Solo si la masa se queda muy seca.

Opcional para darle otro toque de sabor puedes usar alguna de estas especias o ingredientes en la masa

– 1 c.p. jengibre en polvo

– 1 c.p. de cacao crudo en polvo

– Nueces troceadas

– Gotitas de chocolate

ELABORACIÓN

– Comienza precalentando el horno a 160º C

– Pela los plátanos y machácalos con un tenedor en un bol grande.

– Añade el aceite o puré de manzana y remueve bien.

– Añade entonces el resto de ingredientes secos: harina, levadura, bicarbonato, azúcar, sal, canela o vainilla. También el saborizante elegido si es el caso.

– Remueve bien para que se integre todo, pero tampoco te esfuerces demasiado, no pasa nada si quedan grumos del plátano.

– Engrasa el molde elegido (uno mediano de la forma que quieras o que tengas por casa) o fórralo con papel vegetal para facilitar el desmolde una vez cocinado.

– Al horno durante 50 minutos. No te ansies. Sobre todo no lo abras para que no se baje la masa, los primeros 20 minutos son cruciales.

– Dependiendo de tu horno puedes poner la bandeja a mitad o, si le pasa como a mi horno que pega fuerte por arriba, lo suelo poner en un nivel más bajo que la mitad para que no se queme.

– Comprueba con un cuchillo limpio si está bien hecho por el centro pasados los 50 minutos. El cuchillo debe salir limpio, sin marcas pegajosas.

– Deja enfriar al menos 10 minutos antes de desmoldarlo para que no se vaya a romper.

– Corta a tu gusto y, ¡a disfrutarlo!

No hay muchos más consejo porque hasta a mí, que no soy precisamente la experta en bizcochos o tartas, éste siempre me queda genial. Te aseguro que es una receta a prueba de torpes.

Espero que lo pruebes y que me hagas saber el resultado.

Un abrazo verde, verde, súper verde.

¡Hola lovely people!

Aquí vengo, con mi obsesión por las bananas, con una receta de un pedazo de pan, fácil y con un resultado brutal para desayunos, meriendas o momentos de ansia viva de dulce.

Sabéis que no me enrollo con las recetas así que ahí va directa.

El único apunte es la elaboración que, para simplificar y habiendo comprobado que da el mismo resultado, la puedes hacer en un solo bol, todo junto como te explico en la receta.

PAN DE PLÁTANO

INGREDIENTES

– 3 Plátanos bien maduros

– 1/3 vaso de aceite vegetal (de coco idealmente o de girasol, que le da menos sabor)

En su defecto y para hacerlo más saludable puedes utilizar puré o compota de manzana, queda tremendo también.

– 1 y 1/3 vaso de harina (yo usé de espelta integral pero cualquier otra irá bien, incluso trigo sarraceno que es sin gluten)

– 2 c.p. de levadura

– 1/2 c.p. de bicarbonato de sódio

– 2 c.s. de azúcar de coco (idealmente, pero puedes endulzar con stevia o algún sirope en crudo)

– Pizca de sal

– 1 c.p. de canela en polvo o vainilla

– 1/3 de leche vegetal. Solo si la masa se queda muy seca.

Opcional para darle otro toque de sabor puedes usar alguna de estas especias o ingredientes en la masa

– 1 c.p. jengibre en polvo

– 1 c.p. de cacao crudo en polvo

– Nueces troceadas

– Gotitas de chocolate

ELABORACIÓN

– Comienza precalentando el horno a 160º C

– Pela los plátanos y machácalos con un tenedor en un bol grande.

– Añade el aceite o puré de manzana y remueve bien.

– Añade entonces el resto de ingredientes secos: harina, levadura, bicarbonato, azúcar, sal, canela o vainilla. También el saborizante elegido si es el caso.

– Remueve bien para que se integre todo, pero tampoco te esfuerces demasiado, no pasa nada si quedan grumos del plátano.

– Engrasa el molde elegido (uno mediano de la forma que quieras o que tengas por casa) o fórralo con papel vegetal para facilitar el desmolde una vez cocinado.

– Al horno durante 50 minutos. No te ansies. Sobre todo no lo abras para que no se baje la masa, los primeros 20 minutos son cruciales.

– Dependiendo de tu horno puedes poner la bandeja a mitad o, si le pasa como a mi horno que pega fuerte por arriba, lo suelo poner en un nivel más bajo que la mitad para que no se queme.

– Comprueba con un cuchillo limpio si está bien hecho por el centro pasados los 50 minutos. El cuchillo debe salir limpio, sin marcas pegajosas.

– Deja enfriar al menos 10 minutos antes de desmoldarlo para que no se vaya a romper.

– Corta a tu gusto y, ¡a disfrutarlo!

No hay muchos más consejo porque hasta a mí, que no soy precisamente la experta en bizcochos o tartas, éste siempre me queda genial. Te aseguro que es una receta a prueba de torpes.

Espero que lo pruebes y que me hagas saber el resultado.

Un abrazo verde, verde, súper verde.